Psicología Sanitaria

El psicólogo sanitario ha surgido como una figura en el campo de la Psicología que tiene como finalidad realizar investigación, evaluación a intervención psicológica en aquellos aspectos del comportamiento y la actividad de las personas que influyen en la promoción y mejora del estado general de salud. En este sentido el psicólogo sanitario interviene en todas aquellas alteraciones relacionadas con la salud mental, como es el caso de la depresión, ansiedad, baja autoestima, problemas del sueño o adicciones, entre otras. También intervendría en aquellos factores que favorecen la aparición o mantienen problemas de carácter médico, como cefaleas, obesidad, aumento de la tensión arterial, alteraciones psicosomáticas, etc.

El proceso de intervención en la Psicología Sanitaria se inicia con la valoración psicológica inicial. Esta consiste en la realización de una entrevista clínica exhaustiva e individualizada y en la aplicación de pruebas psicométricas para detectar aquellas conductas, emociones o pensamientos que están afectando negativamente a la vida de la persona y favorecen la aparición o mantenimiento de diferentes problemas psicológicos.

Tras la valoración se establece un perfil, unos objetivos y un plan de intervención, entregando un informe con las recomendaciones terapéuticas apropiadas para cada paciente. En función de estos resultados y los objetivos establecidos se inicia la intervención.

La finalidad de la intervención psicológica es la modificación de conductas que son negativas para la persona y el aprendizaje de estrategias que ayuden a afrontar diferentes situaciones.

Un área de actuación del psicólogo sanitario que ha aumentado en importancia en los últimos años, es la intervención psicológica en pacientes con dolor tanto crónico como agudo. El trabajo en este ámbito está encaminado no sólo a tratar de reducir la intensidad del dolor, sino también a reducir la influencia que este tiene a nivel emocional y en nuestro día a día. Entre otras patologías con las que se trabajaría encontramos las cefaleas, fibromialgia, dolor con componente mecánico, dolor neuropático o artritis.

Algunas de las áreas de actuación del psicólogo sanitario serían:

  • Bajo estado de ánimo
  • Inestabilidad emocional
  • Problemas de ansiedad (fobias, ataques de pánico, obsesiones) y estrés
  • Problemas de autoestima
  • Problemas de alimentación (obesidad, anorexia, bulimia…)
  • Problemas de sueño
  • Problemas sexuales
  • Duelo (muerte, ruptura)
  • Dificultades en las relaciones sociales
  • Adicciones (alcohol, tabaco, ludopatía, otras drogas…)
  • Tics y hábitos nerviosos
  • Trastornos de la personalidad
  • Alteraciones psicosomáticas.
  • Otros problemas psicológicos
  • Tratamiento del dolor
  • Psicología infanto-juvenil.